El ciclo natural

He tenido la suerte de compartir mucho tiempo con Tomoko, una amiga japonesa de visita en Barcelona recientemente y que se está iniciando en la macrobiótica, un estilo de alimentación que se basa en el principio de equilibrio de energías entre el Yin y el Yang con una intrínseca relación entre la alimentación, la medicina y la espiritualidad.

Verla hablar me provocó una sensación de confianza total porque a pesar de estar en la otra punta del mundo, compartimos muchos fundamentos del veganismo: su intención a largo plazo es llegar a combinar una dieta vegana con la macrobiótica para poder así obtener un buen provecho de los recursos de su cuerpo y mente. Tan lejos y tan cerca :-)

Uno de los temas más especiales y candentes fue el de la energía, donde enfatizó que debía ser tomada de la naturaleza de ”forma natural y armoniosa“. Comparto con vosotros su fantásticos comentarios:

Recibir sin destruir es fundamental para que la fuente origen siga produciendo y podamos seguir disfrutando de ella durante mucho tiempo.

Este es el caso de los vegetales: tomamos lo que necesitamos de ellos, aprovisionándonos de  una energía que proviene de una fuente con vida propia, energía viva, porque nuestro cuerpo está vivo y no necesita otra cosa diferente que energía viva. De una lechuga de nuestro huerto, tomamos las hojas que necesitamos, y el origen seguirá produciendo. Del naranjo cogemos sus frutas con la convicción de que sabemos que la fuente permanecerá  intacta. Más con más, positivo con positivo, vida amiga que crecerá dentro de otra vida.

Gracias a la toma de decisiones correctas y aplicando el sentido común por nuestra parte, podremos formar parte de la sinergia de un ciclo natural cerrado, provechoso y beneficioso a la larga para todos.

En cambio, si rompemos la fuente de vida, estamos condicionando nuestra toma del alimento, transformándolo en una ingestión ‘muerta’ que ha de, teóricamente, producir y generar más vida dentro de un cuerpo con energía de signo opuesto.

La naturaleza nos proporciona pistas acerca de lo que es y lo que no ‘natural’. Mirémosla atentamente porque es una gran inspiradora de la que tenemos que aprender infinitamente.

Ilustraciones: Sachiko Iwabuchi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s