Falafel o croquetas de garbanzo

Estas delicias asiáticas son aromáticas, sabrosas y muy requetefáciles de hacer. Aprovechando un paquete de garbanzos que tenía por casa, me faltaban excusas para no prepararlos.

En formato croquetas o hamburguesas, ambas funcionan genialmente en pitas con ensalada o combinadas con diferentes salsas a modo de picoteo (en otro post os detallaré la salsa Tahini).

Después de probar alguna que otra receta, os detallo mi versión adaptada :-)

Ingredientes (20 croquetas)

  • 2 tazas de garbanzos secos
  • 1 cebolla roja mediana
  • 2 ajos picados
  • 1/2 taza de perejil fresco picado
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 1/2 taza de albahaca fresca picada (o menta)
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta molida
  • Aceite suave y poco graso para freir (como por ejemplo el de canola es una buena opción)

Preparación

Colocamos los garbanzos en un bol y los cubrimos de agua para dejarlos en remojo durante al menos unas 12 horas.

Una vez bien enjuagados y escurridos, colocamos los garbanzos en la picadora y damos un par de toques para que rompan su forma.

Añadimos a continuación la cebolla, los ajos, el perejil, el cilantro, la albahaca, el comino, la sal y la pimienta y lo picamos hasta que todo quede integrado.

Calentamos el aceite en un recipiente de poco diámetro de tal manera que con poca cantidad llenemos el cazo.

Mientrastanto, hacemos bolitas con la masa: un buen truco para que salgan todas de un tamaño similar es utilizar una cuchara de helado. Eso sí, hay que presionar firmemente y acabar de darle forma con las manos para que la masa quede compacta.

En tandas de 3 en 3, vamos friendo las croquetas con mucho cariño vigilando de que no se peguen al fondo del recipiente. El punto crujiente e ideal es cuando toman un color dorado oscuro.

Para acabar, las transferimos a un plato con papel de cocina para escurrir el aceite. Bon appétit!

Últimos toques

Podemos acompañarla de una sabrosa salsa como alioli, ketchup o salsa tahini.

Notas

Lo bueno que tiene esta receta, es que podemos preparala con antelación hasta 4 días y mantener la masa en la nevera hasta su utilización pero es preferible freirlos justo el mismo día en que se vayan a degustar para poder disfrutar de su textura recién hecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s