Tallarines de calabacín con salsa de tomate

Es bien sabido que en una dieta vegana, prácticamente todos los alimentos que se consumen pueden tomarse crudos y un factor relacionado a tener en cuenta es que cuando éstos se someten a altas temperaturas, sus nutrientes, enzimas, minerales y vitaminas se pierden o se destruyen por completo, desaprovechando todos los beneficios de su estado original, pudiéndose incluso transformar en alimentos tóxicos, como las frutas.

Personalmente podría decir que posiblemente un 60% de mi alimentación es cruda, entre ensaladas, frutas, germinados, semillas, quesos veganos o patés, pero es cierto que me gustaría incluir más platos principales o incluso postres en mi recetario diario.

Es por ello, que intentaré cada semana postear una receta en la que no haya intervenido ninguna sartén, olla u horno y qué mejor día que el de hoy para deleitarse con unos tallarines de calabacín con salsa de tomate en crudo sobre una cama de espinacas :-) porque sin duda, aunque pueda parecer extraño, el calabacín crudo está muy muy bueno!

Ingredientes (2 pax)

Para los tallarines:

  • 2 calabacines grandes
  • 1 aguacate mediano o 1/2 grande
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta
  • 1 manojo de espinacas frescas

Para la salsa de tomate:

  • 2 tomates medianos
  • 1 ajo pequeño
  • 1 cebolleta tierna
  • Hojas de hierbabuena frescas y picadas
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Copos de cayena (opcional)

Preparación

Quitamos la piel a los calabacines y con  la ayuda de un pelador, vamos cortando tiras a lo largo de la verdura. Reservamos los tallarines vegetales en un bol amplio.

Pelamos el aguacate, lo cortamos a dados muy pequeños y los añadimos a los tallarines.

En un cuenco a  parte, mezclamos bien el zumo de limón con el aceite de oliva, el siropre de arce, la sal y la pimienta.

Seguidamente añadimos este aliño a los tallarines y lo mezclamos con las manos. Dejamos reposar durante 10 minutos.

Para  la salsa de tomate, lavamos los tomates y la cebolleta y los trituramos junto al ajo, la hierbabuena, el aceite y los copos de cayena con la ayuda de una picadora.

Servimos este plato con un manojo de hojas de espinacas frescas a modo de cama con los tallarines por encima y un par de cucharadas de salsa de tomate.

Notas

  • Es recomendable que los calabacines y los tomates estén a temperatura ambiente para poder degustarlos mejor.
  • En lugar de hierbabuena, se puede utilizar albahaca o menta. ¡Probad y experimentad sabores!
  • A la salsa de tomate, también se le pueden añadir unos tomates secos (ya hidratados), con lo que se potenciaría todavía más su sabor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s