Balance del primer año como ‘vegana novata’

Hace algo más de 1 año y 1 semana que decidí hacerme vegana pero parece que ya hace siglos años que lo sea… cocino sin utilizar ningún tipo de ingrediente animal y esta transición me ha resultado tan sencilla que es como si toda la vida me las hubiera apañados sin ellos. He aprendido tanto en estos 12 meses acerca de mi alimentación (y lo que me queda!) y han sido tantas las cosas buenas que ésto me ha traído que quiero y deseo que me acompañen de por vida: soy mejor persona, con más visión panorámica, con control total sobre mis decisiones y mucho más sabia y conocedora del entorno que me rodea, tanto a pequeña como a gran escala.

Por eso quiero compartir con vosotr@s todo aquello que he aprendido en mi primer año de vegana novata, uno de los más ricos y plenos:

  • En mi cocina han entrado infinidad de nuevos ingredientes, lo que conlleva nuevos sabores y que ni siquiera tenía el placer de conocer (o me sonaban muy de refilón) como la quinoa, el mijo, el trigo sarraceno, la espelta, el kamut, la algarroba, las algas, la chía, el lino, el tempeh, el seitán, la soja texturizada, las leches vegetales, el sirope de agave… un mundo de posibilidades que he ido introduciendo sin problema en mis recetas y que jamás habría conocido si me hubiera limitado ‘a lo de antes’.
  • ¡La curiosidad al poder! Hay que preguntarse de dónde vienen las cosas, qué consecuencias comporta el tener un determinado alimento o producto en tu plato, qué se esconde detrás de las etiquetas de los alimentos del súper (no sabéis la cantidad de nombres raros que he aprendido a evitar y que desconocía por completo), qué te pones en la piel, con qué te lavas los dientes, quién sale o ha salido perjudicado…
  • La energía se transmite, tanto la buena como la mala y al igual que queremos alimentarnos para estar felices, debemos tratar y preparar con mucho cariño todo aquello que queremos que forme parte de nosotros y de nuestra familia y amigos más cercanos. La comida es vida y los alimentos deben provenir de fuentes vivas y no de elementos que han sufrido y que están energéticamente ‘muertos’.
  • Mi mente se ha hecho más fuerte ya que ahora soy yo, y no mi paladar, la que decide que es lo que quiero que forme parte de mi. Soy dueña de los alimentos que quiero que me definan porque ciertamente, somos lo que comemos.
  • He aprendido a prescindir de alimentos preparados y requeteprocesados porque, ¿para qué comprar algo hecho si lo puedo hacer yo en casa con cero conservantes? Es fascinante como partiendo de ingredientes base, podemos mezclarlos y combinarlos de tal manera que el resultado es algo grande, majestuoso, sabroso y sano… la cocina es alquimia en puro estado.
  • No me gusta la química… me he ido volviendo cada vez más reacia a usar medicamentos a medida que iban pasando los meses. Posiblemente la medicina occidental sea un excelente remedio para las soluciones inmediatas pero creo que la prevención diaria con buenos hábitos manteniendo una alimentación consciente acompañada de buen estado de forma tanto físico como mental, son herramientas básicas que dependen de nosotros y de ello puede salir algo muy pero que muy bueno. Quizás, antes de recurrir a la-pastilla-curalo-todo, probaré otros remedios más naturales.
  • Tampoco me gusta nada la química cosmética… cuando me di cuenta del enorme entorno de fórmulas y tóxicos que rodeaba a los productos de higiene de nuestro baño y que para que llegasen a nosotros en forma de llamativos geles y champús sedosos con unas mínimas garantías de salud (dudosas?) una gran cantidad de indefensas criaturas animales lo habían tenido que sufrir en sus carnes, decidí que no quería ser partícipe de ello nunca más. Gracias a mis dudas y curiosidad, conocí a la fantástica Fernanda y sus productos naturales con conciencia y alma vegana.
  • Como dijo en su día Martin Luther King, “No existe peor tragedia que saber lo que es correcto y no hacerlo”. Y relacionado con el punto anterior, también es aplicable al negocio indiscriminado de la explotación que se está dando de todo el mundo, donde los animales han dejado de ser seres vivos para pasar a ser productos con patas y códigos de barras. Hay algo que no funciona y tampoco quiero formar parte de eso. Puede que te digan una y otra vez: ‘Pero tú solo no puedes hacer nada’, y tanto que sí! El entorno más cercano se ve afectado y todo es cuestión de reacción en cadena :-)
  • No he tenido miedo a introducir elementos tanto de la macrobiótica, con sus recetas energéticas, como a aprovechar los nutrientes y enzimas de los alimentos en la cocina crudívora sin alterar sus propiedades. Es fantástica la variedad de cosas que se pueden aplicar a la cocina del día a día para sentirse mejor y experimentar sin miedo con los ingredientes de la despensa.
  • He aprendido que es fácil viajar siendo vegano y que la gente allá donde vas lo pone mucho más fácil de lo que pensamos. Mostrad vuestra mejor sonrisa y amabilidad y seguro que lo que recibiréis a cambio no será poco. Y lo que se aprende en la cocina del país vecino enriquecerá vuestros días como nunca hubiérais imaginado.
  • En este trayecto, también he conocido a gente maravillosa con la que he compartido momentos inolvidables y que han conectado mis neuronas hasta un nivel superior dotándoles de extra-conocimiento vegano :-)

Ufff, cuánto para un año no? Si todo esto lo he aprendido en tan poco, no puedo esperar a conocer lo que me depara el resto de la vida ;-)

¿Y vosotr@s? El hecho de ser vegetariano/vegano, ¿os ha cambiado la vida?

Anuncios

Encuentro Galletero (Cookie Swap noviembre’12)

Un encuentro íntimo de gente bien avenida. La quedada galletera del sábado en Terrassa fue una tarde placentera llena de sabrosísimos dulces e interesantes charlas amenizadas con cafés con leche de avena, infusiones y tés de genmaicha.

Galletas de avena y pasas, de chocolate, de avena y nueces, sablés de almendras y de chocolate, unas maravillas caseras hechas por unas manos veganas de lujo y de las que los 10 presentes disfrutamos como unos niños.

Panela y avena + Choco cookies

Avena y nueces

Sables de almendra

Chicos y chicas, mil gracias por compartir con todos una estupenda tarde que afortunadamente no será la última ni mucho menos… ¿La próxima? No os la podéis perder! Muffins Swap o Tapas Swap ;-)

Mis favoritos de Etsy para este Otoño

Hola Hola! ¿Qué tal estáis gente encantadora? ^_^

Vuelvo a las andadas por tierras barceloninas y qué mejor manera de celebrarlo que adentrándome plenamente en la estación del Otoño que poco a poco va inundando los rincones de los hogares, parques y ciudades.

Este post se sale de mi habitual temática pero lo siento, pero soy una fanática loca loca de Etsy, uno de mis rincones preferidos de la red :-)

A estas alturas tengo ya taaantos favoritos que no sé ni cómo distinguir los favoritos guays de los favoritos molones…! Aish en fin… aún sabiendo que soy todo un caso, me gustaría compartir con vosotr@s mi selección de cositas requetebonitas de este mes de Octubre (los links los podréis encontrar después de la imagen):

1. Constellation CO, 2. Ozzeta, 3. Había dos veces (de la maravillosa y talentosa Alba! de Mi vida con un vegano), 4. Harvest Haversack, 5. Nimoo (diseños desde Bilbao).

¿Y vosotr@s? ¿Tenéis algún tesoro guardado en vuestra lista de favoritos? ;-)

Cómo viajar siendo vegano y no morir en el intento

Cuando nos encontramos de vacaciones fuera de casa, nos podemos sentir algo vulnerables y descolocados al no saber qué es lo que estamos comiendo exactamente o qué tipo de ingredientes contiene el plato que nos han servido en el caso de que no encontremos ni a la de tres un restaurante vegetariano :-)

Sigue leyendo

Midway film

Un antiguo compañero de universidad me ha enviado un link a este corto de casi 4 minutos grabado por Chris Jordan en el que presenta a una isla situada en pleno Océano Pacífico, nada más y nada menos que a 2.000 km. de todas las costas. No vive absolutamente nadie, tan sólo gaviotas pero… :-(

Imposible permanecer impasible e indiferente ante el daño que la humanidad está haciendo al planeta… el cambio debe ser individual y como dice el filósofo alemán Haberman:

Nuestra función en la vida es contribuir en la formación de ciudadanos responsables, frente al ambiente y a la vida misma.

Sacad vuestras propias conclusiones:


Más información acerca del corto:
http://www.midwayfilm.com

Nandasica, un lujo vegano, natural y artesano para las pieles

Lo prometido es deuda: después de unos días algo ausente (sorry!!!), vuelvo a abordar el tema de la cosmética vegana y esta vez, de la mano de Fernanda (más conocida como Nandasica), una persona enamoradísima de la naturaleza y de todo lo que forma parte de ella.

Pero antes, para situarnos en contexto, empezaré con un interesante vídeo acerca de “La historia de los cosméticos“:


Muchas de las preguntas que se cuestionan en el vídeo, estoy segura que se las haría Fernanda en el momento en que decidió que ‘algo’ tenía que cambiar…

Ya llevo bastantes años en una “guerra” contra el sistema. Desde hace mucho me preocupan los químicos en nuestras vidas y el daño al medio ambiente y a los animales. Así que empecé poco a poco, primero reduciendo y reciclando basura, luego quitando totalmente de mi vida marcas como Nestlé, Coca-Cola, Danone, Loreal, McDonalds… hasta que me quedé embarazada y entonces fue cuando empecé a buscar información más a fondo. Tenía poco conocimiento de lo que realmente hay, y bueno, quité completamente de mi vida todo y cualquier producto de cosmética tradicional.

Su hija nació con problemas de piel e impulsada por la necesidad de buscar una solución factible, ya que los químicos no se la daban de ninguna de las maneras, empezó a estudiar e indagar hasta encontrar lo que quería hacer: elaborar productos de cosmética a bajo coste, completamente veganos (muy difíciles de encontrar), de una calidad muy buena (con texturas y olores distintos a los tradicionales), hechos a medida, con muy pocos químicos, respetuoso con el medio ambiente y con el ser humano (intenta usar al máximo productos de comercio justo) y además artesanales. ¿Qué más le podemos pedir?

También me comenta que su meta es librarse de una vez de los envases, a los que estamos demasiado condicionados por los geles y champús líquidos, utilizando en su lugar jabones, champús o cremas dentales en estado sólido.

¿Y los ingredientes que utiliza?
¿Qué tipo de productos elabora?

Os dejo con su impecable explicación acerca de todo lo que es capaz de crear:

Me dedico a hacer jabones y algunos productos de cosmética (cremas hidratantes variadas, productos para el pelo, dentífricos, desodorantes, aceites, velas cosméticas…) de manera artesanal y como hobby. Todo vegano, libre de derivados del petróleo y libre de transgénicos.

Para las cremas utilizo aceites vegetales y esenciales, activos vegetales o minerales (algas, arcillas, extractos de plantas…). Todavía uso algún químico, aunque todos permitidos en el uso de cosmética natural. A ver si me explico: la verdad en toda nuestra vida hay químicos, necesitamos de la química para sobrevivir (es que el nombre en sí ya da miedo). Así que los químicos que uso son sustancias que se encuentran en productos naturales, por ejemplo, la cera que uso para emulsionar es derivada del aceite de coco.

También busco utilizar productos de comercio justo y de agricultura ecológica. Por cuestión de costes los productos pueden contener más o menos ingredientes de agricultura ecológica, pero siempre hay la opción 100% (o casi) ecológica.

Suelo hacer todos estos productos por encargo de acuerdo con la necesidad y objetivo de quién me lo pide. Lo único que tengo que saber es el producto deseado y el tipo de piel, siendo completamente de fabricación artesana, adaptables al gusto y a la necesidad de cada uno.

Por contener conservantes naturales, los productos tienen un plazo de caducidad corto (3 meses para cremas) ya que son distintos a los comerciales en relación a la textura y a los olores, pero tienen muchísima calidad.

Así pues, no dudé en encargarle unas cosillas que me llegaron justo el lunes pasado:

Qué gozo abrir el paquete y encontrarse con estas maravillas artesanales: serum reafirmante, desodorante bio, crema corporal, jabón de dos arcillas y champú sólido ayurvédico.

Os he de confesar que todo huele de maravilla, la presentación está cuidada al detalle y el hecho de tener en las manos un producto cosmético libre de crueldad y completamente natural, es un lujo para todos los sentidos. Y lo más importante, el hecho de que esté, casi podríamos decir, ‘recién elaborado’ es tan único… me encantan los tratos cercanos, de tú a tú, sin intermediarios :-)

Todo lo que elabora Fernanda suena tan y tan bien que me costó decidirme entre su abundante lista de productos:

  • Jabones en pastilla: son suaves, limpian e hidratan la piel a la vez. Adecuado para todos los tipos de piel, inclusive las más sensibles. Pueden contener aceites esenciales o no, dependiendo del efecto deseado. Hay de sal, cerveza, avena, 2 arcillas, rosa mosqueta, almendra, quinoa, karité, coco, zanahoria, café, de afeitar y mucho más.
  • Champú sólido: para pelo graso, seco, rebelde, repelente de insectos. Hecho con tensioactivos de coco y adictivos especificos para cada tipo de pelo.
  • Desodorante (bio): bálsamo hecho con aceites vegetales y esenciales que evitan el desarrollo de bacterias y dejan la piel respirar.
  • Mantequilla Corporal (bio): una combinación de manteca de cacao o karité con aceites vegetales nobles para hidratar y cuidar la piel.
  • Dentífrico sólido (bio): pastilla de jabón especial para los dientes. Libre de flúor sintético, es seguro para toda la familia, limpia la boca en profundidad, evita la sensibilidad dental y protege las encías. De menta, naranja o hinojo.
  • Velas cosméticas: antiedad, antimanchas, relajantes, hidratantes. Aparentemente una vela normal, que al fundirse se vuelve un rico bálsamo con distintas propiedades cosméticas.

Cremas (caducan a los 3 meses):

  • Contorno de ojos
  • Crema facial día
  • Crema facial noche
  • Crema para manos
  • Crema corporal
  • Serum reafirmante
  • Acondicionador para el pelo
  • Desodorante
  • Dentífrico

No me queda nada más que aconsejaros encarecidamente que visitéis su Facebook o que le enviéis un e-mail directamente (nandasica@gmail.com) y dejaros maravillar por todo lo que ofrece a unos precios muy adecuados para el bosillo.

Y por supuesto, felicitar a Fernanda porque gracias a ella, a su curiosidad y a sus ganas de indagar por caminos nada comunes, hoy el mundo es un poquito mejor :-) Ojalá que llegue el día en que las grandes empresas empiecen a velar de verdad por nosotros con productos sanos y que dejen de intoxicarnos innecesariamente sin sentido alguno.